¿Cómo funciona un automóvil que se conduce por cuenta propia?

  1. Electrónica de Consumo
  2. ¿Cómo funciona un automóvil que se conduce por cuenta propia?

Por Chris Pichereau, de Abshier House

Los fabricantes de automóviles han estado trabajando en la fabricación de coches autopropulsados desde alrededor de 2008 y afirman que estarán disponibles en las carreteras ya en 2020. Google ha dicho que tendrá una opción de autoconducción para 2018. El autoconductor emplea muchas tecnologías disponibles que permiten que un automóvil se mueva con seguridad por las calles sin conductor. Al sentir su entorno sin ninguna intervención humana, el coche autopropulsado ofrecería un enfoque totalmente nuevo para desplazarse por las carreteras.

Crédito: ©iStockphoto.com/narvikkThe wave of the transportation future.

Los componentes técnicos de un coche autopropulsado

Cada coche está equipado con un sistema de navegación inercial, GPS, radar, vídeo y telémetro láser. El vehículo aprovecha la información obtenida del sistema de navegación inercial -un dispositivo que acumula errores a lo largo del tiempo- y del GPS para determinar dónde se encuentra y luego utiliza los datos del sensor para refinar aún más su posición. A partir de estos datos, el coche construye una imagen tridimensional de su ubicación.

El coche utiliza los datos filtrados de ruido de los sensores para tomar decisiones de navegación a través de su sistema de control.

Un coche autoconductor se diseña utilizando una arquitectura deliberativa, lo que significa que es capaz de tomar decisiones inteligentes almacenando un mapa de su entorno. A partir de ese mapa almacenado, el coche autopropulsado toma decisiones sobre la mejor manera de navegar alrededor de los obstáculos, como los peatones y los trabajos en la carretera.

Después de que el vehículo ha tomado las decisiones de ruta, una variedad de comandos son enviados a los actuadores del coche que controlan el frenado, el acelerador y la dirección. Todos estos procesos se repiten muchas veces por segundo hasta que el coche llega a su destino final.

El futuro de la automoción

Recientemente, los fabricantes de automóviles han dado grandes pasos en la producción y las pruebas de los coches autopropulsados. Sin embargo, todavía quedan muchas barreras tecnológicas que deben ser superadas antes de que estos vehículos sean seguros para los caminos abiertos. Por ejemplo, el GPS puede ser poco fiable y los sistemas de visión por ordenador son limitados.

Las condiciones climáticas adversas también hacen que estos vehículos sean poco fiables. Por ejemplo, si la nevada cubre parcial o totalmente un semáforo, es posible que el automóvil que conduce por sí solo no pueda detectar el color de las señales. La capacidad de navegar por lugares de construcción impredecibles y variados también es un obstáculo que debe ser superado.

Ninguno de estos obstáculos es insuperable, pero aún nos quedan unos años para que esta tecnología funcione.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *